11 veces que su gato necesita atención veterinaria urgente

gato veterinario 848x477x80xX

Como saben, los gatos ocultan sus dolencias a sus dueños hasta el final. Solo los propietarios más experimentados y atentos pueden sospechar que algo anda mal. 

Aquí hay una situación típica: un animal que alguna vez fue activo y sociable trepó a un rincón distante, se acurrucó en una bola, metió las piernas y ronroneó. ¿El capricho de un gato? No, lo más probable es que en este momento la mascota de la familia tenga dolor físico.

Otro punto importante: vemos algunas señales de advertencia, pero no tenemos prisa por ver al veterinario. El eterno "quizás" se dispara: de repente es un malestar accidental. Uno o dos días, el gato "se acostará" y todo desaparecerá por sí solo. Creemos que nuestro artículo será útil para todos los amantes de los gatos sin excepción. Destacaremos 11 letreros cuando necesite dejar todo y apresurarse en busca de ayuda calificada.

Respiración laboriosa y "pesada"

Todos pueden meterse en tal situación, tanto personas como mascotas. Si observa interrupciones obvias en la respiración, la cuenta se reduce a minutos. El gato jadea, respira con dificultad notable, con la boca abierta, mientras que los lados del animal son característicos, a menudo se nota tos, en busca de ayuda urgente.

El gato no puede orinar normalmente

La retención aguda de orina en los gatos está plagada de muerte, esto debe recordarse. En este caso, los animales experimentan un dolor agudo e insoportable. Si observa con calma y no hace nada, existe una amenaza real de desarrollar insuficiencia renal. Es recomendable detectar los problemas en una etapa temprana: la mascota orina fuera de la bandeja, sufre notablemente al orinar, se esfuerza, pero "exprime" solo una gota de orina, maúlla fuerte, se lame constantemente los genitales.

Signos claros de dolor

Hemos observado anteriormente que los gatos suelen soportar el dolor hasta el final. Pero llega un momento en el que es imposible aguantar más. El comportamiento de la mascota cambia drásticamente: maúlla fuerte, de forma persistente, aúlla, se esconde, no se deja levantar (como opción, reacciona bruscamente al tocar la zona dolorida).

Parálisis repentina de las patas traseras

Lo más probable es que estemos hablando de tromboembolismo aórtico. Muy a menudo, la enfermedad se desarrolla como una complicación de la miocardiopatía hipertrófica. Signos concomitantes: síndrome de dificultad respiratoria aguda: dificultad para respirar, sibilancias, etc., así como aumento de la vocalización.

Negativa a comer y beber

Casi siempre es una señal de advertencia de problemas graves. Debe comunicarse con su veterinario lo antes posible: es posible que tenga diabetes, insuficiencia renal, obstrucción intestinal y problemas hepáticos.

Vómitos y / o diarreas incesantes

En principio, cualquier gato puede tener diarrea y vómitos. Cuando el incidente es puntual, es aconsejable simplemente observar al animal. Pero nos referimos a casos en los que los vómitos o la diarrea se producen varias veces seguidas o no se detienen en absoluto. Un momento particularmente alarmante es cuando hay impurezas sanguíneas en la descarga.

Envenenamiento

Cuando haya razones para creer que el animal ha ingerido algo tóxico, debe buscar ayuda de inmediato.

Letargo profundo

Cuando, en el lenguaje cotidiano, el animal permanece inmóvil y no responde a los estímulos externos. Al mismo tiempo, la mascota puede retirarse en algún lugar y permanecer prácticamente inmóvil durante un largo período de tiempo.

Convulsiones (ataques epilépticos)

Las convulsiones solitarias rara vez ponen en peligro la vida. Pero en caso de convulsiones prolongadas que vienen en convulsiones, debe buscar ayuda calificada. Algunas convulsiones pueden durar hasta 40 minutos. Los paroxismos prolongados y repetidos con frecuencia están plagados de la muerte del animal.

Lesiones graves

Las lesiones son diferentes, tanto explícitas como latentes. Su gato también puede caerse desde una altura, ser atropellado por un automóvil o una bicicleta y tener heridas ocultas que son invisibles a la vista. Cualquiera que sea el trauma, el animal debe ser mostrado urgentemente a un especialista.

Heridas después de pelear con otros gatos

Como sabes, las heridas son diferentes. Muchos van acompañados de un sangrado profuso. Las "heridas de batalla" generalmente se tratan con un ciclo de antibióticos. Pero le aconsejamos que no se automedique: es mejor mostrar el gato herido con todas las precauciones al veterinario.

Una advertencia: nuestra lista, queridos lectores, no es exhaustiva. Recuerde la regla de oro: en caso de duda, es mejor ir a lo seguro, no observar pasivamente el desarrollo de los eventos. Muestre su mascota al veterinario, aunque solo sea para aclarar su propia conciencia. Estar demasiado atento nunca ha dañado a nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies